divendres, 16 de setembre de 2011

Recuerdos

New Pine Creek (9)


Al llegar a New Pine Creek nos encontramos con dos iglesias. A primera vista, una de ellas lo copa todo. Es magnífica, espléndida, robusta,... incluso me atrevería a decir que reluciente. Su luz, su porte, su ubicación... te obligan a tenerla presente en cualquier momento desde cualquier lugar. Alguien se ha encargado, a lo largo del tiempo, de mimarla, arroparla, maquillarla; de prepararla, en definitiva, para las visitas. Preparada para toda esa gente que solo haría el ejercicio de acercarse a un lugar como New Pine Creek para admirar una belleza incomparable. Pero con nosotros se equivocó.


De entrada, aunque sabíamos de su existencia, no fue ella el motivo de nuestro viaje al interior. Buscábamos nuestro propio interior... y lo encontramos. Lo encontramos en varios de los rincones de esa población. Uno de esos rincones fue "la otra", la iglesia ignorada. A la que nadie presta atención, a la que ni tan siquiera se ve. 


Cada atardecer, mientras una se vestía sus mejores galas para adornarse con luces artificiales, la otra se dejaba bañar por los últimos rayos de un sol que escapaba aún más al oeste, dejándose contemplar humilde e indolente. Su único esfuerzo era hacernos un leve guiño para señalarnos con su flecha a donde nos llevarían los vientos del sur si nos dejábamos guiar por ellos.


Gracias por la sencillez!


New Pine Creek (10)

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada