divendres, 30 de setembre de 2011

Ínfims


Maiestatica


ÍNFIMS. Un viatge íntim i personal. Un viatge que mostra el camí de tornada de l’exterior a l’interior, un recorregut per detalls íntims i ínfims del paisatge urbà. En ocasions el silenci, la solitud i la decadència, fan de pont entre la insignificança dels objectes i la poesia que transmeten. 


Céu
ÍNFIMS recull, en una sèrie, allò que per al món no té cap transcendència, és al capdavall de la percepció com a objecte artístic, és imperceptible, pràcticament invisible.

Ocre
Objectes petits, amagats en la geografia urbana, no per no ser ben a la vista sinó perquè el seu valor ínfim els amaga. La seva insignificança els permet convertir-se en receptacle d’emocions, les nostres i les dels espectadors.


Simplemente
Aquesta sèrie és la materialització d’una manera de ser i de fer. Detalls de nosaltres, que l’atzar ha volgut col·locar al nostre pas, per posar-los en comunicació amb els altres; tots els altres que hi vulguin veure el nostre jo més ínfim i íntim.


El principio





dissabte, 24 de setembre de 2011

Segons bufi el vent

New Pine Creek (11)

No per seguir la corrent o la moda. Tampoc per dur la contrària. Simplement per ser conscients del que està passant i del que haurà d'esdevenir-se. Sense anar per lliure, però amb decisions preses des de la convicció individual. Sobre el substrat de les nostres històries en espiral, amb la vista posada en l'horitzó, definim el camí a seguir per arribar allà on volem. No oblidem, però, que el nostre vol es veurà determinat segons bufi el vent.

divendres, 16 de setembre de 2011

Recuerdos

New Pine Creek (9)


Al llegar a New Pine Creek nos encontramos con dos iglesias. A primera vista, una de ellas lo copa todo. Es magnífica, espléndida, robusta,... incluso me atrevería a decir que reluciente. Su luz, su porte, su ubicación... te obligan a tenerla presente en cualquier momento desde cualquier lugar. Alguien se ha encargado, a lo largo del tiempo, de mimarla, arroparla, maquillarla; de prepararla, en definitiva, para las visitas. Preparada para toda esa gente que solo haría el ejercicio de acercarse a un lugar como New Pine Creek para admirar una belleza incomparable. Pero con nosotros se equivocó.


De entrada, aunque sabíamos de su existencia, no fue ella el motivo de nuestro viaje al interior. Buscábamos nuestro propio interior... y lo encontramos. Lo encontramos en varios de los rincones de esa población. Uno de esos rincones fue "la otra", la iglesia ignorada. A la que nadie presta atención, a la que ni tan siquiera se ve. 


Cada atardecer, mientras una se vestía sus mejores galas para adornarse con luces artificiales, la otra se dejaba bañar por los últimos rayos de un sol que escapaba aún más al oeste, dejándose contemplar humilde e indolente. Su único esfuerzo era hacernos un leve guiño para señalarnos con su flecha a donde nos llevarían los vientos del sur si nos dejábamos guiar por ellos.


Gracias por la sencillez!


New Pine Creek (10)

divendres, 2 de setembre de 2011

Retorno desde New Pine Creek

New Pine Creek (7)
Ha sido tiempo de luces, pero las hemos capturado, a menudo desde las sombras. El verano obliga y aunque en New Pine Creek, en este lugar remoto de nuestro Oregón particular, los vientos del sur aparecen casi cada tarde para refrescar el ambiente, no se puede escapar de la canícula.  Los días han sido también de silencio, un silencio que se puede escuchar, que se puede oler, que se puede sentir.

Las imágenes robadas al tiempo de asueto en ese lugar que nos acoge de manera dispar las iremos introduciendo en nuestras crónicas de a poco; intercaladas con las de otros proyectos. Será una manera de no dejar que el tiempo vivido (y vívido) se nos escape del todo. Siempre quedará en nuestras memorias, siguiéndonos como las sombras, para recordarnos que, aunque acudimos allí sin ninguna intención más allá del simple estar, también nuestro rastro quedó marcado.

New Pine Creek (8)
Las impresiones de nuestros pasos por sus caminos permanecerán allí esperando nuestro retorno. Hasta pronto New Pine Creek!